El miércoles 9 de enero Fupar inauguró la actividad “Convivir en un mundo de diferencias” conjuntamente con el Casal Municipal de la Gente mayor Anna Murià y la Oficina de Capacidades Diversas y Accesibilidad del Ayuntamiento de Terrassa. La propuesta didáctica está dirigida al alumnado de ciclo medio y superior de escuelas de primaria y tiene por objetivo que los niños y niñas aprendan a convivir en un mundo de diversidad.

El proyecto es intergeneracional y promueve valores como el respeto, la tolerancia o la aceptación a través del liderazgo activo de seis personas mayores dinamizadoras del Casal Municipal Anna Murià y ocho personas del Centro Ocupacional de Fupar.

A partir de una exposición con murales de Joan Turu, la actividad aporta una visión positiva del envejecimiento y las capacidades diversas, visibiliza la diversidad existente en la sociedad, ya sea de origen religiosa, personas mayores, infancia, orientación sexual o género, y refuerza los mensajes que aparecen en las ilustraciones con lemas como, por ejemplo, “Si nos dejamos de etiquetar, nos dejaremos ser” o “Aquello esencial es invisible a los ojos”.

La actividad: una oportunidad de crecer en valores

Diez plafones de gran formato posan el foco en la diferencia y en la convivencia en un mundo donde todas las personas “somos igual de diferentes e igual de importantes”, explica Anna Sanglas, coordinadora de actividades en FUPAR. La actividad nace del trabajo en red y de la voluntad de crear una sociedad mejor, más tolerante con la diversidad, y de crear vínculos entre personas de diferentes edades y procedencias.

“Se trata de un proyecto que consigue crear sinergias reales entre las personas con discapacidad intelectual y la gente mayor, y donde cada persona adquiere un rol concreto que el resto de personas aceptan y valoran”, continúa Sanglas.

Uno de los rasgos diferenciadores de la iniciativa es que se ha creado mediante el trabajo en equipo y la colaboración entre diferentes servicios y entidades de la ciudad. En este sentido, el espacio donde se realiza la actividad –el Claustro del Convento de Sant Francesc de Terrassa- es un espacio cedido por la Asociación Alba de Terrassa con el apoyo de Museo Terrassa, y las ilustraciones que sirven como base de la actividad son fruto de la creación artística de Joan Turu.

Visita de la teniente de alcalde de Derechos Sociales y Servicios a las Personas

El miércoles 5 de febrero, la actividad recibió la visita de la teniente de alcalde de Derechos Sociales y Servicios a las Personas del Ayuntamiento de Terrassa, Eva Candela, quién puso en valor “los vínculos que se generan entre personas con discapacidad intelectual, el alumnado de primaria y la gente mayor a través de la propuesta didáctica.

La actividad, inscrita en la Guía de Actividades y Servicios Educativos del Ayuntamiento de Terrassa, se ofrece dos veces al mes en escuelas de Terrassa y se calcula que hasta junio pasarán por ella un total de 200 alumnos. Por su parte, la exposición se puede visitar de manera libre de lunes a jueves, de 9 a 13 h y de 16 a 19 h, y viernes, de 9 a 13 h.